Dglass Aluminium Systems

Mantenimiento de cortinas de cristal

Mantenimiento de cortinas de cristal

Las cortinas de cristal son elementos de gran durabilidad y resistencia. Nos permiten aprovechar la luz natural, aportando gran luminosidad a los espacios interiores. Sin embargo, su parte exterior está expuesta a la lluvia, al viento, al polvo y a otros muchos factores que no podemos controlar y que pueden empañar la visión desde el interior.

Si quieres conservar tus cortinas de cristal en buen estado y prolongar su vida útil es importante realizar de manera habitual un correcto mantenimiento. Aquí te damos una serie de consejos para lograr una limpieza sencilla y eficaz y disfrutar siempre de las ventajas de este tipo de cerramientos.

Cómo limpiar cortinas de cristal

Antes de empezar, es importante preparar todo el material que vayas a necesitar:

  • Un cubo de agua.
  • Un producto específico para limpiar cristales o agua con vinagre.
  • Un trapo liso o bayeta de microfibra.
  • Una esponja suave.
  • Papel de cocina o similar.
  • Una pértiga o escalera de mano para alcanzar a las zonas más altas.

Es recomendable elegir una hora en la que los rayos del sol no incidan directamente sobre los cristales, ya que secarán el producto de limpieza antes de que puedas terminar de retirarlo y quedarán restos visibles. Evita también el uso de productos abrasivos y rascadores.

Pérgola bioclimática con cortinas de cristal

Limpieza de la parte exterior de las cortinas de cristal

Como las cortinas de cristal se pliegan sobre si mismas, hoja a hoja, en un lateral, la limpieza de la zona exterior es muy sencilla. Podrás llevarla a cabo desde el interior de la zona en que estén instaladas. Aunque si puedes limpiarlas desde fuera, el resultado siempre será mejor. Aquí te dejamos una serie de consejos para lograr un resultado óptimo:

Desde el exterior

  1. Utiliza  la esponja para empapar bien todo el vidrio desde arriba hasta abajo. Pásala suavemente tratando de arrastrar la suciedad. Humedece especialmente las zonas que pueden tener algo pegado como restos de barro o algún excremento de animal.
  2. Seca con papel absorbente o de cocina para eliminar el exceso de agua.
  3. Aplica el producto limpiacristales o, si lo prefieres, una mezcla de agua con un poco de vinagre.
  4. Retira todo el producto con un trapo liso, que no deje restos de la tela ni bolitas o con una bayeta de microfibra.
  5. Para lograr un acabado perfecto, vuelv e a secar con papel absorbente.

Si el cerramiento de cristal se encuentra en un patio grande o jardín y la situación lo permite, puedes sustituir el paso uno por rociar toda la cristalera con agua mediante una manguera. De esta manera podrás llegar a más lugares y aprovechar la fuerza del agua para conseguir mejores resultados.

Desde el interior

Como los paneles de vidrio se pliegan fácilmente, también es posible llevar a cabo su limpieza sin necesidad de salir al exterior. En este caso tendrás que repetir el proceso de arriba pero cristal a cristal. Si lo vas a hacer así, utiliza toallas o algún elemento empapador para la zona del suelo que se mojará con la limpieza.

techo movil DG26

Cómo limpiar la parte interior de las cortinas de cristal

Para la limpieza de las caras interiores de las cortinas de cristal sí que puedes llevar a cabo la limpieza con todos los vidrios cerrados: la parte interior estará más limpia y no tendrá restos de gotas de lluvia, barro y otros elementos, puedes comenzar directamente por aplicar el producto para cristales y retirarlo con el papel absorbente.

En el caso de que prefieras utilizar una mezcla de agua y vinagre, es recomendable introducirla en una botella de spray para poder rociarla equitativamente por toda la superficie.

Revisa las juntas de cierre, los perfiles de aluminio y las piezas móviles

Para realizar un buen mantenimiento de las cortinas de cristal no hay que dejar de lado las juntas de cierre. Se trata de la parte que une las hojas cuando están cerradas. Puedes limpiar esta zona con un trapo humedecido en agua y secar con una bayeta de microfibra.

En el caso de las juntas de cierre es importante controlar su estado, ya que con el paso del tiempo es posible que se deterioren. Llegado ese caso, simplemente se sustituyen por unas nuevas.

La zona inferior del cristal es donde más suciedad se acumula. Es sustancial mantener estos perfiles limpios para que el desplazamiento del cristal sea lo más suave posible. Para limpiarlos, puedes utilizar un pincel o un cepillo de dientes humedecido en agua. Usa agua y jabón en el caso de suciedad muy incrustada.

Para secarlo, introduce un trapo seco. Puedes ayudarte del propio pincel o el cepillo para acceder a las zonas pequeñas. También es una buena opción utilizar una aspiradora o un pequeño aspirador de mano si tienes en casa.

Por último, no debemos olvidarnos de revisar las piezas móviles, como ruedas o rodamientos, para terminar adecuadamente el mantenimiento de las cortinas de cristal. Con esto, no solo conseguirás que el deslizamiento de las cortinas sea perfecto sino que podrás detectar cualquier signo de deterioro y actuar antes de que se produzca una avería.